¿Cómo actuar frente a hemorragias internas?

Una hemorragia interna puede representar un grave peligro para la salud de cualquier persona que la sufra. A diferencia de las hemorragias externas, las hemorragias internas no se perciben a simple vista.

Por ese motivo, es esencial que las personas sepan reconocer cuáles son los síntomas. De igual forma, es fundamental saber cómo actuar frente a hemorragias internas.

¿QUÉ ES UNA HEMORRAGIA INTERNA?

Una hemorragia consiste en la pérdida abundante de sangre. En el caso de las hemorragias internas, la sangre no sale al exterior. Por el contrario, en una hemorragia interna, la sangre se acumula en una determinada cavidad orgánica o bajo la piel. La persona que presenta una hemorragia se haya en un estado médico de gravedad.

 

La severidad de la hemorragia interna depende de factores que deben tomarse muy en cuenta. Entre esos factores se destaca la ubicación que tiene el sangrado y la velocidad con la que se produce. Las hemorragias internas pueden provocar la muerte de la victima, si esta no recibe el tratamiento rápidamente.

Por ello, muchas personas están conscientes de la importancia de comprender cómo actuar frente a hemorragias internas.

¿POR QUÉ SE PRODUCEN LAS HEMORRAGIAS INTERNAS?

Las hemorragias internas pueden ser causadas por diversas situaciones. Mas allá de los traumatismos que son una de las causas mas comunes. Veremos que existen otras causas.

Por ejemplo, entre los factores que inciden en la aparición de una hemorragia interna está el cáncer. Es mas, no deben excluirse las complicaciones gástricas como motivo de desenlace de una hemorragia interna.

Del mismo modo, existen enfermedades específicas y condiciones patológicas que aumentan las probabilidades de sufrir una hemorragia de esa clase. Todos esos factores deben analizarse cuidadosamente. Dichos análisis permitirán la adquisición de conocimientos que indicarán cómo actuar frente a hemorragias internas.

circulación sanguínea

RUPTURA DE VASOS SANGUÍNEOS

Cuando los llamados “vasos sanguíneos” enfrentan una ruptura se producen las hemorragias internas. Dicha ruptura puede ser ocasionada por aneurismas, varices esofágicas y una alta presión arterial. Por otro lado, las complicaciones gástricas, como una úlcera péptica, pueden provocar este tipo de peligrosas hemorragias.

Por esa razón, es importante que las personas cuiden su salud de manera continua. Eso hará que puedan prevenir las complicaciones.

CÁNCER

Las personas con cáncer de pulmón, próstata, tracto-intestinal, hígado o riñón poseen más riesgos de sufrir hemorragias internas. Además, la leucemia y el cáncer de páncreas se incluyen entre los tipos de cáncer que hacen que la persona sea propensa a hemorragias internas.

TRAUMATISMOS

Una contusión, golpes fuertes o traumatismos de diferentes grados pueden llevar a la producción de hemorragias internas. Entre esos traumatismos podemos mencionar las heridas causadas con armas blancas o armas de fuego. Por ello, es importante que las personas se aseguren de examinarse con un médico posterior a un traumatismo.

ENFERMEDADES

Existen enfermedades que llevan a que se produzca la presencia de una hemorragia interna. Entre esas enfermedades se puede mencionar la cirrosis, el ébola y el dengue. Por otro lado, la hipotermia y los quistes ováricos pueden maximizar de forma considerable los riesgos de sufrir una hemorragia interna.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS QUE SE PRESENTAN POR UNA HEMORRAGIA INTERNA?

Debido a que el sangrado de una hemorragia interna no puede percibirse, es importante conocer los síntomas. Entre esos síntomas sugestivos pueden destacarse la palidez, los mareos, la ansiedad y las pupilas dilatadas. Por otra parte, la hinchazón, la respiración rápida y cortada, la piel pegajosa y fría son otros de los síntomas.

¿CÓMO ACTUAR FRENTE A HEMORRAGIAS INTERNAS?

Ante una hemorragia interna, el traslado a un centro médico es de vital importancia. Es importante que el socorrista actúe con rapidez pero sin perder la calma. Los médicos, y dentro de estos los propios cirujanos, son los únicos que están verdaderamente capacitados para atender esta clase de hemorragias.

Con frecuencia, al hacerse presente una hemorragia interna, los doctores detendrán la hemorragia. Posterior a ello, es común la realización de transfusiones sanguíneas con la finalidad de estabilizar al paciente.

Calificación de los lectores
[Total: 2 Promedio: 5]