Primeros Auxilios en casos de Herida de Bala

Una herida de bala es uno de los accidentes, voluntarios o involuntarios, más traumáticos que existen, y en este sentido debemos estar preparados para ofrecer, con nuestros conocimientos en primeros auxilios, la máxima contención y seguridad a cualquier víctima.

La mayoría de las personas nunca tendrán que lidiar con una herida de bala, ya sea como paciente o como socorrista. De hecho, muchos médicos pasan toda su carrera sin tratar una sola lesión relacionada con armas de fuego.

Pero cuando suceden, no vamos a querer estar aprendiendo qué hacer en el momento. Para esto vamos a seguir una serie de pasos o protocolos para que el tratamiento de primeros auxilios a una herida de bala sea lo más efectivo y seguro posible.

PRIMERO HAY QUE MANTENERSE A SALVO

Si actuamos como personas cercanas al evento deben, primero que nada, garantizar su propia seguridad y luego asegurarse de que la policía y los servicios médicos hayan sido alertados.

Luego, podemos ayudar a la víctima del disparo buscando la fuente de sangre: para esto vamos a abrir o incluso quitar la ropa si es necesario.

Vamos a identificar el sangrado potencialmente mortal, como aquel en donde la sangre se acumula en el suelo o que sale de una herida; o bien en donde hay pérdida total o pérdida parcial de una extremidad. Existen algunas técnicas para detener el sangrado, y todas involucran aplicar presión a la herida.

DA AVISO AL SERVICIO DE EMERGENCIAS Y A LA POLICÍA

Una vez que el área sea segura, llama al centro de servicios de emergencia de tu zona, y sigue las instrucciones del telefonista.

TRATAMIENTO DE PRIMEROS AUXILIOS PARA HERIDAS DE BALA

APLICAR PRESIÓN ES LO MÁS IMPORTANTE. Si la sangre sale de un orificio, póngale mucha presión. Para una hemorragia particularmente grave, no tengas miedo de usar tu rodilla e incluso apoyarte en la herida.

USA UN APÓSITO PARA FAVORECER LA DETENCIÓN DEL SANGRADO, para esto puedes usar gasa, toallas, camisas, etc. Los apósitos ayudan a que la sangre se coagule y selle la herida.

No es lo más recomendable si no sabes cómo hacerlo, pero SE PUEDE USAR UN TORNIQUETE SI ES NECESARIO. Los torniquetes profesionales son excelentes, pero usarlos correctamente requiere práctica.

SI EL PACIENTE NO ESTÁ RESPIRANDO, comienza con las maniobras de RCP.

SELLA LAS HERIDAS DE BALA EN EL PECHO CON ALGÚN TIPO DE PLÁSTICO para evitar que el aire sea absorbido por la herida. Esto ayuda a prevenir el desarrollo de un colapso pulmonar. Eso sí, si el paciente comienza a quejarse de empeoramiento de la respiración después de sellar la herida, retira el sello.

PUNTOS IMPORTANTES AL BRINDAR PRIMEROS AUXILIOS A UN HERIDO DE BALA

Si la herida de bala está por encima de la cintura, No levantes las piernas para tratar el shock (a menos que la herida de bala esté en el brazo). Las heridas de bala en el abdomen y el tórax sangrarán más rápidamente una vez que las piernas están elevadas, lo que dificulta la respiración del paciente.

Deja que la víctima consciente se siente o recueste en la posición más cómoda para ellos. Los pacientes inconscientes deben colocarse en posición de recuperación.

Nunca le des al paciente nada para comer o beber, ni siquiera agua.

Sobrevivir a una herida de bala depende en gran medida de la rapidez con la que la víctima llegue al hospital. Idealmente, un paciente con herida de bala debe estar en camino a un hospital en una ambulancia dentro de los 10 minutos de recibir el disparo.

Las heridas de bala son heridas punzantes y por lo general se tratan igual. No esperes poder marcar la diferencia entre las heridas de bala de entrada o de entrada y salida. Hay un mito de que un tipo es significativamente peor que el otro. Pero no hay una manera confiable de decirlo y tampoco importa demasiado.

Calificación de los lectores
[Total: 2 Promedio: 5]