Mordeduras de Animales: primeros auxilios

Las mordeduras de animales pueden ser provocadas o no provocadas. Una mordida provocada ocurrirá, por ejemplo, si una persona molesta a un perro o trata de quitarle la comida mientras el perro está comiendo.

O bien, puede ocurrir una mordedura no provocada si la persona está sentada en un día de campo y un animal salvaje sale corriendo del bosque y ataca sin ninguna razón conocida. Incluso, un perro callejero que se acerca a una persona e intenta morderla se consideraría no provocado.

Este tipo de información es muy importante al brindar primeros auxilios en casos de mordeduras de animales, ya que en ciertas especies de animales las mordeduras “no provocadas” pueden ser un signo o un indicador de que el animal tiene rabia y necesita ser capturado, y dejarlo en cuarentena; a fin de evitar la transmisión de la enfermedad y posibles nuevos casos.

Una vez que se aclaró este punto importante pasemos a ver cómo asistir a la víctima y brindar los primeros auxilios por mordidas de animales.

¿QUÉ HACER EN CASO DE MORDIDAS DE ANIMALES?

  1. Lavar el área de la picadura con agua y jabón; y aplicar presión con una gasa estéril o un paño limpio si la mordedura está sangrando.
  2. Si el sangrado se ha detenido, se puede aplicar una crema antibiótica.
  3. Luego cubre el área con una venda o gasa estéril.
  4. Transportar a la víctima a centro médico para evaluar la herida y proceder según la magnitud de esta.

Más allá de los primeros auxilios que cualquier persona puede brindar en un comienzo, todas las mordeduras de animales deben ser revisadas por un médico, pero si la persona que fue mordida no buscó atención inmediata después de que haya ocurrido la mordedura, debes prestar mucha atención a los signos y síntomas de una posible infección.

Estos síntomas pueden indicar que se esté desarrollando una infección o incluso que hayan quedado algún cuerpo extraño en la herida, como dientes, ropa o suciedad.

Pero más allá de que la mordedura de animal se tenga evaluar en el consultorio médico, por el riesgo de infección y la presencia de cuerpos extraños en la piel, hay otros motivos para hacerlo:

  • Sangrado excesivo.
  • Posible daño subyacente a los nervios y vasos sanguíneos.
  • Riesgo de tétanos si las vacunas de la víctima no están actualizadas.
  • Considerar el riesgo de rabia, dependiendo del animal y las circunstancias de la mordedura.

Estos tipos de mordeduras representan el mayor riesgo de infección y, por lo tanto, requieren una evaluación rápida:

  • Mordeduras de perro debido al mecanismo de trituración de la mordedura.
  • Mordeduras de gato por el mecanismo de punción de la mordedura.
  • Mordeduras de animales salvajes y mordeduras de perros o gatos (las mascotas pueden haber sido mordidas por animales callejeros) debido al riesgo de contraer rabia.

CUANDO BUSQUES TRATAMIENTO TEN A MANO LA SIGUIENTE INFORMACIÓN:

  • El tipo de animal que mordió a la víctima.
  • Si fue tu mascota, la fecha de la última vacunación contra la rabia del animal, si se conoce.
  • Cualquier comportamiento inusual reciente por parte del animal.
  • La ubicación del animal, si se conoce.
  • Si el animal era un animal callejero o salvaje, o si fue capturado por un servicio local de control de animales
  • El registro de vacunas de la víctima.
  • La lista de los medicamentos a los que la víctima es alérgica.

¡Piensa en prevenir la mordedura de animales!

Muchas mordeduras de animales pueden prevenirse. Siempre vigile a los niños pequeños alrededor de los animales, incluso de las mascotas. Enseña a los niños a no molestar a las mascotas, a manejarlas con cuidado y a mantenerse alejado de los animales salvajes o callejeros.

Calificación de los lectores
[Total: 2 Promedio: 4.5]