Los apósitos ¿Qué son, sus tipos y cómo se usan?

Cuando se trata de primeros auxilios, los apósitos son herramientas de mucha importancia. El cuidado de heridas de cualquier tipo, incluso las más superficiales, resulta un tema bastante delicado, es necesario que si te dedicas al socorrismo o enfermería, sepas cual es la manera adecuada de colocarlos, adaptándolos correctamente a los contornos y niveles exudados del cuerpo.

Al mismo tiempo, debes estar al corriente de cuáles son los mejores y óptimos para cada circunstancia; para que así el paciente pueda mantener un excelente equilibrio entre la curación de la piel lastimada y la humedad que requiere la zona. Es por eso que en esta oportunidad vamos a mostrarte todo lo que debes conocer sobre los apósitos.

¿QUÉ SON LOS APÓSITOS?

Los apósitos, conocidos también como coberturas, son productos sanitarios de carácter terapéutico que puedes emplear para cubrir y proteger heridas de cualquier tipo o magnitud, siempre y cuando se puedan fijar externamente.

¿PARA QUÉ SE USAN LOS APÓSITOS?

La función principal de estas coberturas es la de aislar y proteger las zonas de la piel donde exista algún tipo de lesión o herida, ya sea muy severa y profunda o bastante superficial, se encarga además de mejorar el proceso de cicatrización de las mismas.

Si sabes elegir adecuadamente, serás capaz de brindarle al paciente el ambiente necesario para que pueda continuar una vida normal a pesar de la situación, ya que la zona lastimada seguirá manteniendo los principios fisiológicos básicos.

¿QUÉ TIPO DE APÓSITOS EXISTEN?

tipos de apósitos

Como debes suponer, existen muchos tipos de apósitos, cada uno sirve para un propósito específico y para tratar correctamente heridas diversas. A continuación, te mostramos algunos de los más relevantes:

APÓSITOS HIDROCOLOIDES

Estos apósitos están elaborados de un material que es impermeable al agua y al oxígeno, ayudan a prevenir la formación de costras, absorbe bien las exudaciones y son totalmente hipoalergénicos. En cuanto al paciente, también se sentirán a gusto pues no producen dolor al retirarlos para las limpiezas.

APÓSITOS DE ALGINATO CÁLCICO

Son perfectas para absorber naturalmente el exudado típico de algunas heridas, permitiendo que la piel se mantenga hidratada y tenga el contacto e intercambio mínimo requerido con el medio ambiente para una curación óptima, además de ser soluble, por tanto, puedes retirarla con solución salina al realizar la limpieza.

APÓSITOS DE HIDROGEL

  • Secos: ideales para tratar úlceras superficiales, se cambian cada 24 horas con cuidado de aplicar suero salino si se adhieren a la herida.
  • Húmedos: estos resultan muy suaves y blandos al tacto y lo mejor es que no se adhieren a la zona dañada, generalmente se usan el úlceras infectadas.
  • Granulados: tienen cierto grado de hidratación, generalmente son empleadas para heridas de mucha profundidad, infectadas o de gran exudación, pues permiten la inclusión de algunos antibacterianos.

APÓSITOS ABSORBENTES DE OLORES

Estos son un tipo de cobertura especial que incluye una pequeña capa de carbón activado, en casos de tumores en la piel u otros problemas que puedan causar olores desagradables, estas son capaces de contrarrestar bien el olor.

APÓSITO DE GASA IMPREGNADA

Al tener una capa de malla impregnada en parafina de consistencia gelatinosa no se adhiere a la piel maltratada. Son usadas en quemaduras o lesiones muy superficiales, sin embargo, se deben utilizar con sumo cuidado, pues al retirarlas se pueden dañar las células epiteliales que han llegado a crecer.

APÓSITOS ABSORBENTES

  • Gasa: son posiblemente las más sencillas de manejar, es completamente hipoalergénico y mientras se mantenga limpia puede durar hasta 7 días sin cambios. A pesar de esto, al no adherirse a la piel sino con cinta, puede ser contraproducente en algunas lesiones, pues maltrata la piel; no ayuda a la granulación, constantemente se pega a las heridas y produce fugas y exudación abundante.
  • Absorbentes no adherentes: usualmente se utilizan en heridas extremadamente sucias y que exudan de manera abundante, gracias a su fácil manejo, gran capacidad de absorción y pocas posibilidades de adherirse a la piel maltratada, se convierte en la ideal para dichos casos.

APÓSITOS DE POLIURETANO

Es completamente plano y transparente. Tiene un margen de riesgo a infecciones bastante reducido al ser impermeable, evitando gran parte de las bacterias del medio ambiente, al mismo tiempo que proporciona la humedad necesaria para favorecer a la cicatrización.

¿CÓMO SE USAN LOS APÓSITOS?

Si bien los apósitos deben colocarse bajo ciertas normas según el tipo y la situación, existen ciertos pasos sumamente importantes que jamás debes olvidar al realizar unos primeros auxilios en casa o sin los implementos y comodidades típicas de un hospital, y aquí te las vamos a decir:

  1. Limpia la herida lo mejor que puedas con agua y jabón de pH neutro, con la delicadeza necesaria para no aumentar el daño.
  2. En caso de hemorragia, presionar con una gasa hasta que la misma cese.
  3. Si se trata de una quemadura, mantén la zona bajo agua templada durante 10 minutos.
  4. En importante que apliques solución antiséptica sobre la úlcera.
  5. Puedes proceder a cubrir la herida con una cobertura de gasa estéril, pues resulta bastante adecuada en la mayoría de las emergencias.
  6. Si la zona afectada es una mano, recuerda quitar todos los anillos y accesorios que puedan dificultarte el procedimiento.
  7. Siempre debes estar atento al paciente, y preguntarle respecto a su comodidad, en caso de realizar un vendaje con mucha presión, es necesario volver a hacerlo.
  8. Si el vendaje será en una extremidad, debes asegurarte de permitir el retorno venoso.

Es muy importante que, si la herida fue causada por la mordida de un animal o por algún motivo tuvo contacto con excremento, no la cubras, solo se debe limpiar muy bien.

CRITERIOS PARA ELEGIR UN APÓSITO

Existen ciertos criterios que debes tener en cuenta antes de escoger con cuál cobertura vas a trabajar:

  • Ser adaptable y flexible.
  • Permitir una manipulación fácil y rápida.
  • Poder retirarse sin dolor o traumas para el paciente.
  • Permitir la circulación de la sangre de forma adecuada.
  • Crear una barrera entre la herida y el medio ambiente para evitar las contaminaciones.
  • Favorecer la eliminación de tejidos necróticos, sin dañar el tejido granulatorio.
  • Mantener un nivel térmico favorable.

Ten en cuenta todos estos consejos al momento de utilizar un apósito, de esta manera podrás aplicar correctamente los conceptos básicos de enfermería y primeros auxilios.

Calificación de los lectores
[Total: 2 Promedio: 5]